Espectacular recepción

diciembre 2015
Vida y Sociedad
Al recodar esa noche me siento tan nostálgico, el simple hecho de ver a una amiga tan querida para mí como María, vestida de blanco (con un delicado vestido de princesa como ella) con una sonrisa nerviosa y mirada de felicidad me hizo recordar que los finales felices sí existen, y en personas tan bellas en todos los sentidos como ella no puede ser de otra forma.


Desde que entré al Country Royal decorado magistralmente respiré un aire de plenitud con grandes expectativas de que sería una noche i-nol-vi-da-ble, cosa que sucedió, pues desde el emotivo vals hasta salir el sol no hice otra cosa mas que bailar, saludar amigos que hace mucho no veía y no podían perderse ver de cerca la felicidad de María y Rodrigo, quienes aparte de guapos lucieron radiantes de alegría durante toda la fiesta, de la cual, por cierto salí a las 9 am y todavía seguía de lo más divertida, en fin solo puedo decir que me uno a la dicha de los novios a quienes les deseo una vida aun más bendecía... ¡Que vivan los novios!